Queremos compartir

  • una convicción
    —el ser humano necesita recuperar su dimensión espiritual—

  • y una intuición
    —la espiritualidad franciscana, en cuanto intuición de lo esencial del Evangelio, puede tener algo que decir en este tiempo de desorientación.

Te invitamos a participar en el encuentro mensual de oración de la Red Asís que tendrá lugar los últimos jueves de cada mes a las 19,30h.

Lugares en los que se celebra la oración mensual

 

Carta de este mes: Carta nº 108

Octubre de 2017  Número 108

Principio 4. Compartir este camino, vivir la fraternidad

San Francisco nos invita continuamente a vivir como hermanos y hermanas, con todos los seres, pues todos somos criaturas de un mismo Dios. Y es precisamente eso lo que nos hace estar todos vinculados, todos unidos. Por eso, la fraternidad es nuestro lugar, porque somos seres relacionales.

La valía de la persona está en su capacidad de relación, en su capacidad de no encerrarse en sí, sino de interesarse por el bien del otro, de la otra; en definitiva, de su interés por amar.

 Pulsa aquí para recibir la Carta de Asís por e-mail ( ).


Repositorio de cartas

Evangelio del día

Lk 12,13-21

El peligro de las riquezas
13 Uno de entre la gente dijo a Jesús:
–Maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia.i
14 Jesús le contestó:
–Amigo, ¿quién me ha puesto sobre vosotros como juez o partidor?
15 También dijo:
–Guardaos de toda avaricia, porque la vida no depende delj poseer muchas cosas.
16 Entonces les contó esta parábola: “Había un hombre rico, cuyas tierras dieron una gran cosecha. 17 El rico se puso a pensar: ‘¿Qué haré? ¡No tengo donde guardar mi cosecha!’ 18 Y se dijo: ‘Ya sé qué voy a hacer: derribaré mis graneros y construiré otros más grandes en los que guardar toda mi cosecha y mis bienes. 19 Luego me diré: Amigo, ya tienes muchos bienes guardados para muchos años; descansa, come, bebe y goza de la vida.’k 20 Pero Dios le dijo: ‘Necio, vas a morir esta misma noche: ¿para quién será lo que tienes guardado?’ 21 Eso le pasa al hombre que acumula riquezas para sí mismo, pero no es rico delante de Dios.”l