Queremos compartir

  • una convicción
    —el ser humano necesita recuperar su dimensión espiritual—

  • y una intuición
    —la espiritualidad franciscana, en cuanto intuición de lo esencial del Evangelio, puede tener algo que decir en este tiempo de desorientación.

Te invitamos a participar en el encuentro mensual de oración de la Red Asís que tendrá lugar los últimos jueves de cada mes a las 19,30h.

Lugares en los que se celebra la oración mensual

 

Carta de este mes: Carta nº 102

Abril de 2017  Número 102

Principio 2. Buscar cada día la relación personalizada con Dios

En este segundo principio, Dios nos hace mirar dentro. Porque ya estamos tocad@s por Él, y lo barruntamos en lo más profundo. Y en nuestra interioridad nos hacemos conscientes de nuestra pequeñez y de nuestra miseria. Pero en la misma medida en que Dios nos hace suy@s, ¡cuánta fuerza y cuánta vida! “A quien crea en mí, le brotará un manantial de vida eterna”.

Pulsa aquí para recibir la Carta de Asís por e-mail ( ).


Repositorio de cartas

Te ofrecemos unos días de reflexión y oración a través de los lugares que inspiraron a Francisco y Clara de Asís.
Una oportunidad de búsqueda, de descanso... o de cansarse de un modo diferente.
CAMINAMOS A ASÍS del 1 al 8 de JULIO (2017).
Si te interesa dínoslo.
615-785328
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Evangelio del día

Jn 20,19-31

Jesús se aparece a los discípulos
19 Al llegar la noche de aquel mismo día, primero de la semana,i los discípulos estaban reunidos y tenían las puertas cerradas por miedo a los judíos.j Jesús entró y, poniéndose en medio de los discípulos, los saludó diciendo:
-¡Pazk a vosotros!
20 Dicho esto, les mostró las manos y el costado.l Y ellos se alegraronm de ver al Seññor. 21 Luego Jesús dijo de nuevo:
-¡Paz a vosotros! Como el Padre me envió a mí, también yo os envío a vosotros.n
22 Dicho esto, sopló sobre ellos y añadió:
-Recibid el Espírituñ Santo. 23 A quienes perdonéis los pecados, les quedarán perdonados; y a quienes no se los perdonéis, les quedarán sin perdonar.o
Las dudas de Tomás
24 Tomás, uno de los doce discípulos, al que llamaban el Gemelo,p no estaba con ellos cuando llegó Jesús. 25 Después le dijeron los otros discípulos:
-Hemos visto al Seññor.
Tomás les contestó:
-Si no veo en sus manos las heridas de los clavos, y si no meto mi dedo en ellas y mi mano en su costado, no lo creeré.
26 Ocho días después se hallaban los discípulos reunidos de nuevo en una casa, y esta vez también estaba Tomás. Tenían las puertas cerradas, pero Jesús entró, y poniéndose en medio de ellos los saludó diciendo:
-¡Paz a vosotros!
27 Luego dijo a Tomás:
-Mete aquí tu dedo y mira mis manos, y trae tu mano y métela en mi costado. ¡No seas incrédulo, sino cree!
28 Tomás exclamó entonces:
-¡Mi Seññor y mi Dios!q
29 Jesús le dijo:
-¿Crees porque me has visto? ¡Dichosos los que creen sin haber visto!r
El porqué de este libro
30 Jesús hizo otras muchas señales milagrosass delante de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro.t 31 Pero estas se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en él.u